viernes, 17 de marzo de 2017

(92) El caso de la domadora asesinada.



Resultado de imagen de Alcantarilla MurciaResultado de imagen de La Ñora


(En la primera imagen Alcantarilla y en la siguiente La Ñora)

Resumen de lo publicado hasta este momento. (y II)


El cadáver de un hombre aparecido en una escombrera de Alcantarilla (Murcia) hace sospechar a la inspectora Jiménez Herrera de que se trata del desaparecido Abdel Alim, el hombre al que en un principio se consideró el sospechoso del asesinato de la domadora Karla Ambrossini. Efectivamente, al ver el cadáver en la morgue de Murcia, la inspectora confirma que sus sospechas no iban descaminadas, el muerto es Abdel Alim y ha sido asesinado a base de sendas cuchilladas, curiosamente menos de las que recibió la domadora.
La inspectora le comenta al inspector murciano encargado de este nuevo caso, el teniente Damián Galdames, que ambos casos están relacionados, sospecha que no es compartida por el teniente, al cual le parece un tanto novelera la teoría de la inspectora. Lo mismo sucede con el comisario Llorente, jefe de la inspectora, el cual ordena a su subordinada que no se mezcle en el caso de Abdel Alim y regrese inmediatamente a Almería. 
Tanto para Galdames como para Llorente, ambos casos son dos casos más de asesinato de los muchos que se dan en España entre gente de baja extracción social, son asesinatos que han ocurrido en lugares diferentes y con cierta distancia en el tiempo. Pero a ambos polis les falta la sensibilidad femenina y la sagacidad de la inspectora Jiménez Herrera, la cual intuye que la mano asesina ha sido la misma mano que abrió la puerta de la jaula de los tigres, y el asesino no puede andar lejos.
"¿Por qué la mató a ella y luego a él? ¿Por qué dejó escapar a los tigres? ¿O acaso la puesta en libertad de los tigres no fue cosa del asesino?" Esto es lo que le atormenta a la inspectora, el desconocer los leitmotiv del asesino.
Finge estar enferma para evitar reincorporarse inmediatamente a su actividad en la comisaría de Almería, y visita el circo "Fantasía Siglo XXI", instalado en Alcantarilla, en donde la trapecista Verónica le habla de un circo un tanto marginal que, en esos días, da sus funciones en La Ñora, un pueblo muy próximo a Alcantarilla.
La inspectora Jiménez Herrera y el domador Farid Massu ya se han visto las caras, pero ella no sospecha que él sea el asesino. Él, sin embargo, ya se ha dado cuenta de que ella es policía.


(Continuará)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada